Educación en línea sí, pero no con cualquiera

Se dice que la ciudad de Puebla es famosa por tener una iglesia por cada día del año. Yo soy de allá, y puedo decirte que aunque esto no es necesariamente cierto, si existen muchísimas.

Otra cosa que hay mucho por allá son las escuelas preparatorias y universidades. Existen cientos de ellas con una oferta académica ridículamente extensa y precios bajísimos debido a la alta competencia.

En verano, inundan todos los medios de comunicación buscando llenar cupo… Esto se repite año con año.

Este fenómeno no es necesariamente negativo. A la larga esta competencia es la que otorga reconocimiento y prestigio a solo algunas de estas universidades, sobresaliendo sobre las demás. Otras tantas desaparecen encontrando rápidamente reemplazos.

En años recientes, hemos encontrado este mismo caso en línea, en donde vemos cada día más expertos, consultores, gurús y hasta instituciones salidas de la nada ofreciendo educación de calidad a bajo costo.

¿Demasiado bueno para ser cierto? Es correcto.

Levantar un personaje en redes sociales es relativamente sencillo y barato. Crear publicidad masiva es cada vez más accesible y vender la idea de que la escuela de la vida hizo a un gran gurú de negocios que te puede dar la receta del éxito y la felicidad en un curso de 2 horas no es solo una idea absurda, sino peligrosa.

En línea rara vez investigamos a alguien más allá de lo que diga su Wiki (si es que la tiene).

¿Comprobamos realmente la educación y certificaciones de una persona que se dice capaz de dar seminarios de cualquier tipo? No lo hacemos, y le estamos pagando a esa persona por conocimiento erróneo, no aplicable a nuestros casos o, peor, totalmente falso.

Otra modalidad son las escuelas en línea. Supuestas universidades que ofrecen convertirte en tu propio jefe y vivir una vida de ensueño y comodidades… Está de más mencionar los peligros de afirmaciones como ésta.

Por supuesto que existen otras entidades totalmente serias, certificadas y comprobadas. Instituciones como el Tec de Monterrey o la UNAM ofrecen cada vez más cursos en línea (muchas veces gratis).

Otras plataformas como EdX resultan interesantísimas para adquirir conocimientos y habilidades a tu ritmo y desde donde te encuentres.

El mensaje que realmente quiero transmitirte hoy es que si tienes el deseo o la necesidad de aprender algo, lo hagas con las personas y a través de los medios correctos.

Muchos de esos “gurús” y similares quieren lucrar con tu deseo de superación y ofrecen migajas. Entiendo que muchas veces estás limitado en cuanto a recursos o tiempo y que su publicidad resulta altamente atractiva. Pero por el bien de tu inversión, sea la que sea, te recomiendo que te preguntes siempre quién es el que te está pasando la fórmula mágica antes de tomar cualquier decisión.

Es responsabilidad de todos nosotros hacer este tipo de investigación con todo lo que consumimos. Si te encuentras indeciso, encantado de la vida te ayudo recomendándote plataformas serias, formales y de calidad de acuerdo a tus necesidades.

De ahora en adelante, considera la posibilidad de educarte en línea como una que conlleva esta investigación. Y te deseo como siempre mucho éxito en tus emprendimientos.

*Este texto fue originalmente publicado en Dinero en imagen el 11 de Septiembre de 2017.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *